Insiste Hope, luego de recibir nuestra réplica a su primera entrega. Aquí, de nuevo, la puntual respuesta  del Consejo a su columna llamada “Los homicidios y la noble mentira” publicada en el Gran Diario de México, hoy 26 de abril.
 

Respuesta al  artículo “Los homicidios y la noble mentira”

Lic. Juan Francisco Ealy Ortiz, 
Presidente Ejecutivo y del Consejo de Administración de EL UNIVERSAL

De nuevo el señor Alejandro Hope en su columna humorística pretende desacreditar nuestro estudio periódico “Ranking de las 50 ciudades más violentas del mundo” con su artículo “Los homicidios y la noble mentira” publicado hoy 26 de abril de 2021. Pero, de nuevo hace el ridículo, y confirma la molestia de sus mandantes frente a, no el hecho de que México tenga el mayor número de las ciudades más violentas del mundo y en los peores lugares (problema que los mandantes deberían resolver en lugar de intentar ocultar), sino a que lo digamos y demostremos.

Para afirmar que “mentimos” por un “noble” propósito, parte, él sí, de un montón de mentiras: “No negaron que su definición de ciudad sea arbitraria, pero ubicaron la arbitrariedad en decisiones tomadas hace algunos años. No refutaron tampoco que aplican de manera laxa su definición de zona metropolitana, que meten y sacan ciudades de la lista dependiendo de la facilidad para encontrar datos en internet, que sus fuentes no son homogéneas y que inventan números para llenar huecos”. Una mentira detrás de otra.

Jamás admitimos que la definición de ciudad sea “arbitraria” porque la metodología de estudio tiene una definición precisa y a sus criterios nos hemos ceñido siempre. Tampoco reconocimos tener una definición “laxa” de zona metropolitana, porque, de nuevo, hay una y muy precisa en la metodología y la hemos aplicados en todo los casos. Tampoco aceptamos que inventemos “números para llenar huecos”, pues en unos muy pocos casos, cuando respecto a una ciudad faltan los datos oficiales de un mes hacemos estimaciones con herramientas estadísticas universalmente aceptadas, estimaciones que luego se confirman con datos duros, una vez que se publican. Los papers de las ciencias sociales están plagados de estimaciones como las que muy eventualmente utilizamos.

El señor Hope, con sus habituales dobles estándares, critica que utilicemos fuentes de Internet oficiales o periodísticas que citan textualmente a voceros oficiales (cuando esos mismos voceros no las suben a sus respectivas páginas web), cuando él hace lo mismo, aunque se excusa diciendo que nosotros debemos tener “estándares de evidencia más estrictos que un artículo de opinión” que él escribe. Vaya, vaya.

Según el señor Hope deberíamos olvidarnos de Internet y, a la antigüita, viajar a cada país a conseguir los datos oficiales, siempre y cuando estén impresos en papel. De ese modo los datos con los “estándares de evidencia más estrictos” serían los que nos proporcionara impresos el gobierno de Corea del Norte, país en el que no existe acceso del público a Internet ¡No se puede ser más ridículo!

A partir de premisas tan ridículas como esa, el señor Hope concluye: “Pueden decir que en muchas ciudades hay muchos homicidios, pero no pueden decir cuáles son las 50 ciudades más violentas del mundo en 2020: no existen datos suficientes para hacer esa afirmación”.

La afirmación que Hope, por consigna, pretende hacer creer a los lectores, pareciera un burdo ejemplo de lo que el economista liberal Harold Demsetz denominó como “la falacia de Nirvana”, error lógico que consiste en comparar cosas reales con cosas irreales o alternativas idealizadas. En este caso la cosa real es nuestro estudio periódico y la cosa irreal o alternativa idealizada es el estudio que Hope  y que debiera incluir las cifras oficiales publicadas en forma impresa (aunque haya tantos gobiernos opacos y omisos que no las publican ni impresas ni en Internet) de la incidencia de homicidios, correspondientes a los millones de asentamientos urbanos de 2,500 o más habitantes que hay en el mundo (la definición universalmente aceptada de asentamiento urbano es precisamente de 2,500 o más habitantes).

Pero no se trata de un error intelectual. Lo que los mandantes del señor Hope quisieran no es un estudio sobre 2020 que estaría disponible, en el mejor de los casos, para 2040, sino que no hubiera ranking alguno, que evidenciara su absoluta incompetencia, ineptitud…o colusión.

Pero eso no va ocurrir. Seguiremos haciendo nuestro estudio, como los hemos hecho y se hace cualquiera sobre lo social: con la información disponible de las fuentes disponibles.

Por último, el señor Alejandro Hope es un esquirol vergonzante del actual régimen y por ello sus comentarios no volverán a distraernos de nuestra auténtica preocupación por la seguridad y la paz.

¡Ah! por cierto ¿”Alfil”? Naa. En el mejor de los casos, peón.

Agradezco de antemano la publicación de esta comunicación, en atención a nuestro derecho de réplica.


ATENTAMENTE

Lic. José Antonio Ortega Sánchez
Presidente del Consejo Ciudadano para 
la Seguridad Pública y la Justicia Penal A.C.


Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído