¿El crimen se apoderó de Los Cabos?

Ante el resurgimiento de la violencia y a semanas de que inicien las vacaciones, más de mil 500 elementos del Ejército, Marina y Policía Federal están desplegados en Los Cabos, Baja California Sur.

Fuentes de seguridad federal atribuyen esta ola de violencia a la disputa entre los cárteles de Sinaloa, Jalisco Nueva Generación y lo que queda del de Tijuana.

En la última semana se reportaron 19 personas muertas, entre ellas el subdirector del penal local, así como el hallazgo de 14 cuerpos en una fosa clandestina en un paraje entre San José del Cabo y Cabo Pulmo.

En los primeros cuatro meses del año sumaron 100 las averiguaciones previas abiertas por homicidio doloso, el doble de las iniciadas en 2016.

En Los Cabos laboran en tareas de seguridad 900 militares, 250 marinos, 300 policías federales y 50 agentes de la PGR, quienes realizarán tareas de inteligencia y otras de coordinación con las Policías locales.

Se informó que el despliegue federal considera la instalación de al menos 14 puestos de inspección vehicular en los accesos a Los Cabos, así como patrullajes en la zona hotelera de Los Cabos hasta Todos los Santos, en la zona costera.

Para los viajeros estadounidenses, el puerto se mantiene como un destino atractivo para vacacionar en México.

Para el presidente del Consejo Nacional Empresarial Turístico, Pablo Azcárraga, no sólo es lamentable el clima de violencia que se vive en Los Cabos, sino también demandó de manera urgente controlar de una vez por todas la lucha entre cárteles del narcotráfico.

En ese contexto, la Secretaría de Turismo aseguró que no está dentro de sus atribuciones hablar sobre la inseguridad que se suscita en los destinos turísticos.

El Gobierno federal y el de Baja California Sur deben coordinarse para contener la ola de violencia que se ha registrado en esa entidad, antes de que dañe al sector turístico y con ello el desarrollo del Estado, consideró el diputado federal Jorge Ramos.

"Es un tema que se venía advirtiendo y el propio Gobernador (Carlos Mendoza) lo ha venido denunciando como un tema urgente de coordinación con el Gobierno federal.

"Es estratégico que se atienda esa zona, porque hasta el momento no se ha afectado afortunadamente el tema del desarrollo turístico de la región, que ha costado mucho levantarlo en esa zona del País", indicó.

El legislador panista, quien es presidente de la Comisión de Seguridad Pública de la Cámara de Diputados, señaló que, más que un gran despliegue de elementos, lo que se requiere es trabajo de inteligencia.

"Yo creo más bien que la acción de la Federación debe de ser en función a blancos específicos, más que de presencia territorial, debe de haber una acción de inteligencia a partir de la información que el Gobierno federal ya tiene del CISEN de cuáles y quiénes son las personas que están operando en esa zona", dijo.

Ramos, quien fue Alcalde de Tijuana de 2007 a 2010, señaló que el problema de la presencia del crimen organizado en toda la península no es reciente, sino desde hace varios años atrás, pues ha sido un territorio de disputa entre distintos cárteles.