Al finalizar el primer año de Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto los comentarios son en su mayoría poco halagadores: “México Evalúa” considera que “estancado en la economía, sin grandes cambios en seguridad y sin la generación de los empleos necesarios, los mexicanos no se pueden dar por satisfechos”.

La directora general de esta institución observa además que “no hay hasta ahora una política clara en materia de seguridad por parte del Gobierno Federal, no se ve una mejoría contundente, no existe éxito que ofrecer a los mexicanos en materia de seguridad.

Ante la caída de Michoacán en la condición de Estado fallido, en la cual hay un gobierno formal pero el poder efectivo lo tienen los grupos criminales y en particular Los Templarios, el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto tiene la obligación de restablecer el estado de derecho de forma inmediata y debe para ello hacer uso de todos los recursos y potestades que las leyes le confieren.

Desde cuando menos 2006 Michoacán ha venido sufriendo un acelerado proceso de deterioro del estado de derecho, pero este terminó por ser destruido partir de la toma de posesión de Fausto Vallejo Figueroa el 15 de febrero de 2012.

El balance que puede hacerse del gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto en materia de seguridad, se resume así: bajo la presente administración no se ha reducido el riesgo de que México caiga en la condición de Estado fallido, sino que por el contrario se ha acrecentado.

Es más, de mantenerse la tendencia observada en los últimos 12 meses, al final del sexenio el país podría enfrentar serios problemas de gobernabilidad.

La Situación de Seguridad Nacional se refleja en los siguientes aspectos:

1. En la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana del pasado mes de septiembre 2013, publicada por INEGI- Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el 68.0% de la población de 18 años y más, considera que vivir en su ciudad es inseguro.

A un mes de terminar su primer año de gobierno el Presidente Enrique Peña Nieto y su equipo se encuentran en lo que a seguridad pública se refiere ante los mismos objetivos y retos que al inicio de su sexenio: Erradicar la corrupción y la impunidad, acabar con el crimen organizado y los cárteles de narcotráfico, combatir eficazmente la violencia y los principales crímenes de alto impacto como el secuestro, las extorsiones, los homicidios, que aún prevalecen en todo el país.

En su calidad de candidato, el ahora Presidente de la República, Enrique Peña Nieto hizo el compromiso solemne de reducir cuando menos a la mitad la incidencia de secuestros, extorsiones y homicidios.

Pero en lo que va del mandato del Presidente Peña, la incidencia de secuestros y extorsiones en lugar de descender o cuando menos mantener su nivel, se ha disparado.

Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído