México está pasando nuevamente por una crítica situación de inseguridad, originada por el aumento de crímenes de “alto impacto” y la corrupción e impunidad. La oleada de crímenes y la presencia de los cárteles de narcotráfico se han extendido a la mayoría de los estados donde se apoderan cada vez más de la vida cotidiana.

Será por la creciente inseguridad que el Presidente Enrique Peña Nieto no pierde ocasión para elogiar y defender a ultranza a las Fuerzas Armadas, sus servicios en defensa a la sociedad civil contra el crimen organizado en todo el país.

El panorama político y social demostró que a pesar de la discusión que la presencia de la presencia de las Fuerzas Armadas en la calle es imprescindible por lo menos a corto y mediano plazo:

Ataques y asesinatos de un total de cinco periodistas, entre los que destaca la ejecución de la periodista Miroslava Breach, corresponsal de La Jornada y colaboradora del periódico El Norte de Ciudad Juárez, en Chihuahua. Este grave incidente y las amenazas a este noticiero originó el cierre de este informativo.

El sistema carcelario federal y estatal mostraron sus vulnerabilidades, deficiencias administrativas y en el manejo de seguridad interna por la corrupción, sobrepoblación, hacinamiento y autogobierno. Los últimos dos mítines en la cárcel de Cadeyreta (con 4 muertos) en Monterrey y otro en Cancún, las fugas de 5 reos en el penal de Culiacán y 29 en Ciudad Victoria.

La sorprendente (¿?) detención y encarcelación del Fiscal General de Nayarit, Edgar Veytia, en San Diego por las autoridades de EU, bajo los cargos de conspiración internacional por la producción y distribución de heroína, metanfetamina y mariguana, desde el año 2013 hasta ahora, fue un duro golpe para el Gobernador de Nayarit y compromete a la vez el Gobierno del Presidente Peña Nieto. Posteriormente las autoridades federal y estatal informaron que el Fiscal Veytia facilitó al Cártel Jalisco Nueva Generación protección durante la ejecución de su cargo y su extensión y poder en los estados norteños.

El tema de las “fugas” en los últimos meses son de mencionar las dos últimas, que han desatado la indignación de los mexicanos, primero la de Javier Duarte, exgobernador de Veracruz hace 5 meses, ahora, hace unos días la del exgobernador de Chihuahua, César Duarte, son casos fehacientes de los manejos fraudulentos y de la apropiación indebida de recursos de estado. El daño causado a sus partidos es inmenso, con vistas a las próximas elecciones.

Mientras tanto, el Presidente Peña Nieto y sus correligionarios celebraron el 88 aniversario de la constitución del PRI, augurando que su partido obtendrá “carro completo” en las elecciones el 4 de junio en los Estados de México, Nayarit y Coahuila, y para encaminar el poder del PRI para las elecciones presidenciales de 2018.

El funcionamiento del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) se ha tenido que aplazar por criterios adversos referente al nombramiento del Fiscal que encabece el SNA.

La Ley de Seguridad, que incluye el marco legal de las acciones del Ejército y la creación del mando único de las policías, está también en la lista de espera.

Por otro lado México se ha convertido en el país de las fosas por múltiples hallazgos.

Resumen de la situación de (in)seguridad pública y sus principales factores

La actual ola de inseguridad se atribuye en parte a que “los herederos de los narcos ponen en jaque a México – los más de 200 bandas criminales formaron parte importante de la desbordante violencia en 2016”. La aparición de estas bandas es el resultado de los fraccionamientos de cárteles por la aplicación de la estrategia de seguridad del gobierno para el combate a los cárteles del narcotráfico, que en parte consistía en eliminar o detener a los capos de los narco-cárteles más importantes.

La extensión y presencia de cárteles, junto con estos grupos criminales desprendidos a entidades estatales hasta hace poco “limpios” y su reforzamiento numérico en los estados donde ya estuvieron presentes hace tiempo, condujo a mayor penetración y colusión de autoridades y policías estatales y municipales, para fortalecer su influencia y dominio en la vida cotidiana.

De esta manera el país pasa por una nueva crisis de seguridad como lo muestran las los reportes de homicidios para el primer bimestre del año en curso, publicados por el Secretario Ejecutivo de Seguridad Pública, con un índice más alto desde 1997. De igual manera la SNSP informó que en los primeros 50 meses del actual gobierno los homicidios subieron a 75 mil 745 casos (por lo que sobrepasaron el anterior gobierno).

Según informa SESNSP, los Estados de México, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Sinaloa, Veracruz y también Chihuahua y Colima, reportan más homicidios a nivel nacional.

El Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) se ha vuelto el más poderoso a nivel nacional y controla actualmente los estados de Jalisco, Colima, Baja California y Baja California Sur, Nayarit, Nuevo León, San Luis Potosí, Tamaulipas, Veracruz, Morelos, Puebla, Quintana Roo y Estado de México.

Los cinco casos de periodistas atacados y asesinados solamente en este mes de marzo en diferentes lugares del país (en 2016 se reportaron el asesinato de 11 periodistas), por profesar su derecho de libre expresión, es una clara muestra de falta de atención y de medidas de protección de las autoridades competentes.

La geografía mexicana muestra un amplio mapa de fosas - la última, de dimensiones inmensas, se encontró recién cerca del Puerto de Veracruz con cientos de cadáveres – da una vaga idea del incalculable número de ejecuciones del crimen organizado, como parte de los más de 23 mil desaparecidos en todo el país.

Comentarios

Las amenazas y peligros, las redes de corrupción e impunidad, la desigualdad, pobreza y exclusión de círculos sociales, constituyen principios de inseguridad de la ciudadanía.

Garantizar la seguridad de los mexicanos es uno de los principios ineludibles del Estado y en consecuencia del Gobierno en turno, pero sin embargo predomina en la vida diaria la violencia, los delitos y crímenes de alto impacto, ataques y asesinatos, incluso contra policías, miembros del Ejército, funcionarios y políticos.

El combate a la inseguridad debe formar parte principal de la política transexenal.

La corrupción se ha vuelto el brazo “ejecutivo” de narcos y criminales y sirve a la vez de protección e impunidad de la violencia, los ataques, asesinatos y crímenes de alto impacto, con los que los narcos y sus sicarios intimidan la sociedad. También la delincuencia común se ha vuelto más peligrosa pues usa en mayor grado armas de fuego para cometer sus delitos en la calle, en centros comerciales y robos de toda índole, incluso en casa habitación.

Entre los estados más peligrosos figuran actualmente principalmente los Estados de México, Guerrero (con Chilapa, Chilpancingo), Chihuahua (con Ciudad Juárez) y Veracruz, a pesar de los recientes refuerzos de unidades de las Fuerzas Armadas y Policía Federal.

Otros estados que han pedido ayuda federal recientemente por nuevos estallidos de violencia, homicidios, cobro de derecho de piso y extorsión y secuestros, han sido Tamaulipas, Quintana Roo y Baja California Sur.

Entre las entidades estatales que sufren actualmente más amenazas y peligros por parte del crimen organizado, están Sinaloa, que reporta ola de “cacería” de policías; Baja California Sur y Quintana Roo por asesinatos de policías y personas dedicadas al narcomenudeo en zonas de turismo nacional e internacional.

En los estados norteños el CNJG lucha por el control de territorio del cártel de Sinaloa, y de acuerdo con información de la DEA, ha desatado la ola de violencia y ejecuciones en Tijuana y el norte de Baja California y está extendiendo su presencia en la zona fronteriza de California en EU, los candados de Riverside, Orange, Bakersfield, Los Ángeles, Área de Sacramento, Nevada, Reno y Las Vegas.

En Guanajuato el Registro Nacional de Personas Extraviados reporta un drástico aumento de personas desaparecidas.

En la Ciudad de México la PGJ capitalina ha reportado a principios del año un significante incremento de homicidios, debido a que muchos delincuentes asaltan en la calle a mano armada desde motocicletas que interceptan a personas, automovilistas, motociclistas.

Entre las Delegaciones peligrosas figuran Benito Juárez (colonias del Valle (detección de banda de cristaleros), San Pedro de Los Pinos, Acacias, Narvarte, Nápoles, Ermita, y Portales, Tepito en la Delegación Cuauhtémoc, Gustavo A. Madero, Álvaro Obregón, Venustiano Carranza, Itzacalco, Xochimilco, Tlalpan, Miguel Hidalgo, Coyoacán, las inmediaciones del AICM e Iztapalapa (por robo de dos Joyerías en centro comercial).


Redes Sociales

Otros Temas

Lo más leído